Intensidad

lunes, noviembre 27, 2006

Multifuncional

En alguna entrevista que leí de la Sra. Luisa Duran ella contaba que durante mucho tiempo, peleó con Ricardo para que la apoyara en las tareas de la casa y de la crianza, hasta que un día tomó consciencia que eso nunca pasaría, que Ricardo nunca pasaría al supermercado a comprar el Omo faltante, y decidió dejar de pelear, y desde ese día se sintió mas feliz, sonrió mucho mas, y sus hijos la percibieron como una mamá mucho mas contenta.

Después de eso, yo en mi propia escala hice lo mismo, deje de pretender y asumí, generalmente bastante feliz también. Pero la felicidad se me escapa cuando me siento abusada en la poli-funcionalidad, y mas aún cuando Sr. Marido se burla de mi diciendo que soy una mujer “abusada”. Con todo lo que me ha costado ordenar mi cabeza, mi corazón y la vida, con todo lo que me cuesta decir lo que siento, que se burle de mi me da rabia y pena.

Después de visitar a mi madre postiza y conversar largamente con ella, me he dado cuenta que este nuevo orden esta bastante bien, salvo un detalle no menor. En mi nueva vida no he dejado ningún espacio para MI. Y no es por culpa respecto a los duendes, mas bien por cansancio o por inercia. Así que por ahora ando buscándome una actividad propia, mia y ojala sola. Tengo algunas ideas que van desde tonificarme haciendo Pilates, hasta escaparme SOLA una vez a la semana, después de la pega al cine.

Es justo y necesario.

ecoestadistica.com