Intensidad

jueves, octubre 26, 2006

No consolaras

Duele, duele recordar.
Fue un día antes de mi cumpleaños. Ese ser pequeñito que crecía dentro de mi dejó de crecer. Era un puntito, pero era mi hijo. Y lo amaba, y lo amo.
Ha sido mi único duelo, pero ha sido uno de los dolores mas grandes. Después hubo otros dolores, pero nunca nada tan amargo.
No entendía nada de la vida. Yo que quería ese niño con todo mi ser, y me lo arrebataban, me lo quitaban en un pabellón con anestesia epidural.
Y empieza el duelo, y nadie sabe mucho que decir, y aparecen las frases sin sentido que declaraban que todo pasa por algo, y que esto era lo mejor... y yo no quería escuchar, no quería anestesia, quería llorarlo, y que la pena limpiara todo ese dolor. Abrazaba a Miguel que apenas sabía caminar y lloraba en su hombrito, ese fue el mejor consuelo.
La gente debería dejar de consolar tanto y escuchar un poco mas. Y ser mas valientes a las lágrimas, y dejar que uno llore si tiene pena, tanta pena. Y dejar buscar las palabras correctas, por que hay veces que nada te consuela, y no quieres tampoco el consuelo.
Después, como siempre, el tiempo va diluyendo el dolor, y aparece la resignación. A la vida, al destino, a Dios y los designios incomprensibles.
Y la vulnerabilidad, a todo, lo que era un certeza, ya no lo es mas. Que fragilidad mas grande se apoderó de mi, que poco control sobre lo que nos pasa, lo que tenemos en un minuto puede desaparecer, ahora que lo se, vivo mas consciente, aunque no se note.


( Para la Conny, su papá y su mamá, y el hermoso cuento de La Niña y el Farol que hoy leyeron en su funeral, cuidate angelito....)

lunes, octubre 02, 2006

Volver

Almodóvar es redondo. Sus películas son tan finas, que me cuesta creer en su talento.
Además de la historia, potente por si sola, hay otros detalles que complementan la redondez. La música, en esta película, la imagen de la Penélope Cruz, cantando Volver, en flamenco, la emoción traspasa la pantalla, lo juro. (Inolvidable Caetano Veloso cantando Cucurucu Paloma).
La estética, admirable la capacidad de crear ambientes y una visual tan fina. Al menos a mi me gusta mucho su manera de combinar colores, la decoración, el vestuario.
Alguien dijo por ahí, que los hombres siempre tienen roles despreciables o invisibles en las películas de Almodóvar, pero no se preocupen chicos, el cine es ficción.
Me sentí orgullosa de mi genero en esta película, me sentí parte de la mujeres potentes del mundo, fuertes y valientes. Las que son anónimas, las que llevan la vida sobre sus hombros, las madres con su amor de tsunami, las que son capaces de cargar refrigeradores y neveras. Las redes de apoyo existen entre nosotras, y aunque no soy de las pueden hacerlo todo solas, me gusta saber que podemos, aunque no sea el camino que elegimos.

Esa soy yo desde las emociones, ahora a esperar al experto.

ecoestadistica.com