Intensidad

martes, mayo 30, 2006

Fragilidad

Martín es amigo de mi Sr. Marido hace años, también es amigo mio hace menos años, pero muchos también. Es artista, conflictuado entre el sistema y el arte, entre hacer lo que le gusta y las mafias de las galerías. Ha estructurado su necesidad económica en la docencia, dejando espacios de libertad para la creación y los procesos internos.

Hola Susanita como estas.
Bien y tu.
Lleno de cosas, agobiado por la falta de sutileza de la vida. Estoy todos los días luchando contra este sistema ahogante. Estoy como el tipo que debe limpiar a diario el parabrisas de su auto, pero no tiene tiempo de poner la tetera, esperar a que hierva, arrojar el agua caliente sobre el vidrio y esperar que caiga el hielo, solo apreto los limpia parabrisas y el defrost. Y tu.
Yo estoy con el defrost malo y las plumillas rayando mi parabrisas.
Jajajajaja.

Después de que el Italiano y Martín salen a trotar salimos a comer los tres.

Les cuento que mi primo, casado con una mujer que debe ser el sueño de muchos hombres: simpática, aperrada, inteligente, cero bruja, y guapa (muy guapa), está separado por que le confesó a mujer que esta con otra hace muchos meses. Y muy enganchado.
Yo le he dado mil vueltas a esta historia, ya que no logro entender por que este pelota de mi primo se mete con otra, teniendo una gran mujer a su lado. Yo que creo que esas cosas suceden por carencias, pero no logro ver la carencia.


El Italiano es de la teoría de no dejar espacio abiertos para que esas cosas pasen. No al cafecito diario con la amiga de la pega, No a tanto happy tour oficinistico. Por que es competencia desigual, por que en la pega uno pasa mas horas que con la familia, por que se puede conversar sin que los niños interrumpan mil veces, por que no hay problemas de plata, por que uno se enoja menos con la gente de la pega. Y también cree en el compromiso, si me pasa que me enamoro de otra, te lo cuento, pero no te engaño casi un año.


Martín cree en los azares, en el café que se tomo con su mujer cuando ella estaba casada y cambió el rumbo de sus vidas. Ella le confesó que se había tomado ese café mil veces con otros amigos, pero fue ese el que cambió todo. Algo estaba mal, pensé yo, si no ese café habría sido como los otros. O era ese el día para que nos enamorarnos me dice él.

Difícil, las relaciones humanas, la fragilidad, la vulnerabilidad. Los años me han puesto el cuero mas duro y ya no soy tan vulnerable o fragilizable. Pero me gustó eso del Compromiso, de mi Italiano de ojos transparentes y cristalinos.

jueves, mayo 18, 2006

De esto no puedo pasar...

Aunque no es mi estilo, andar aconsejando al mundo, de esto no puedo pasar.

El martes vi el reportaje de Contacto sobre el cáncer mamas.
Terrible y devastador.
Las afectadas eran casi todas mujeres muy jóvenes, 30 años , algunas ya eran madres, otra fue mamá en la mitad de su enfermedad. Ninguna con antecedentes genéticos o familiares. Todas con un común denominador: mujeres “apechugadoras”. Como casi todas las mujeres que conozco.
Todos coincidían en que la detección precoz de la enfermedad era vital. Por lo tanto, esto me hace pensar que tengo 35 años y todavía no me he hecho ninguna mamografía. Así que les pido a todas las pasen por aquí, que busquen un espacio en esta loca vida para ser responsables y partir a que nos apretujen la pechuga... dicen que igual duele. Pero debe ser mínimo comparado con tener cáncer. Siento que la responsabilidad que parte de mi, es fundamental por mi duendecitos, no quiero faltarles mientras son tan pequeñitos. También por el Sr. Marido, no me imagino a este hombre solo en la vida, apechugando con los tres enanitos.

Así que a todas y todos ( por sus mujeres, madres, hermanas y amigas ), les pido una pausa para ir a hacer la necesaria mamografía de rigor. La revisión técnica, como digo yo cuando voy al doc.

Como ya les dije, me carga entrometerme en la vida de la gente, pero esto es puro cariño que le tengo a todos mis amigos virtuales.

Si supiera pondría una canción de Soraya, por que esta mujer si que le peleó a su enfermedad, y yo pienso que le ganó. De un modo diferente a como entendemos la victoria.

miércoles, mayo 10, 2006

Complices

Las mujeres sabemos la complicidad que se produce entre nosotras cuando vamos a depilarnos, por que todavía no conozco a nadie que lo haga a manos de un hombre.... En ese estado media pilucha, se desnuda el alma también. A la Claudia, la chica que me depila, le he contado cosas que ni mis mejores amigas saben.

El sábado entre tirones me contaba su historia. La Claudia es una mujer joven, se caso antes de terminar cuarto medio embarazada de su primer hijo. A los 17 se encandiló con este músico bohemio que tenía 10 mas que ella. Tuvieron dos hijos preciosos. Pero el músico era un hombre violento, y al poco tiempo de casados él la golpeó.
Fue en la comisaría donde conoció a Juan, el carabinero que tomó la denuncia de violencia familiar. Juan se volvió un soporte, la adora, adora a sus hijos, y se lleva muy bien con la mamá de la Claudia, que vive con ella. A Juan lo trasladaron al sur este año, pero ella no lo visita, por falta de ganas. No se que me pasa, este hombre es demasiado bueno, y creo que ese es el problema. Si seremos pasteles las mujeres, Juan es bueno del alma, no tiene rollos pasados, me trata como una princesa, pero yo no estoy enamorada. No se que hacer, me da pena Juan, por que siento que me quiere mas de lo que yo lo quiero a él.
Yo que venía procesando una columna de la Eugenia Weinstein que hablaba del enamoramiento y la biología, donde decía que el cuerpo humano no está diseñado para vivir las mariposas en la guata como un estado permanente, que toda la adrenalina que generamos en ese maravilloso estado, nuestro cuerpo no esta capacitado para procesarla como un estado infinito.

Le pregunté a la Claudia que entendía ella por enamorarse, pero me di cuenta que sus sueños están mas cerca de la tierra que del cielo, que con dos hijos ya no es lo mismo, que no fácil opinar en un tema tan personal. Y recordé lo que me dijo un amigo hace algún tiempo: con tres hijos eres un gran cacho.
¿ Mariposas en la guata o un cariño profundo ?

Yo conozco mi respuesta.

ecoestadistica.com